• Indonesia,  Viajes

    Amed, arena negra y corales

    –Amed te va a gustar– me dijo con ese acento francés inconfundible. Después que Sandro nombrara decenas de lugares y me indicara en el mapa de Indonesia los que tenía que visitar sí o sí, mi mente seguía tratando de sabotear mi plan de pisar sola por primera vez Asia. Estaba en Cairns, mi anteúltima parada en Australia, y llevaba casi un mes en ese hostel que ya había adoptado como hogar. Me costaba mucho tomar la decisión de irme, y mucho más saber adónde. Dos semanas después llegaba al aeropuerto de Denpasar en Bali, sin ningún plan fijo y con la adrenalina de conocer un nuevo país.  Los primeros…