Guía para viajar sola,  Viajes

Viajar sola: Cómo superar el miedo al primer viaje

Dentro de un grupo de mujeres viajeras al cual pertenezco en Facebook, una de las preguntas que más se repite es la de cómo animarse a hacer el primer viaje sin compañía. En cada publicación las respuestas son variadas y las mujeres que ya han tenido esta experiencia alientan a las demás a hacerlo, contándole lo increíble que es, la libertad que se siente, las ventajas de manejar tus tiempos, y muchas cosas más.

A pesar de esto, la viajera novata sigue teniendo sus inseguridades y miedos, y la decisión de partir sola queda a un lado para un “mejor momento”. No es lo mismo vivirlo que escucharlo de boca ajena, y muchas veces aparece la idea de que “esas chicas son más independientes, más valientes, más extrovertidas, menos miedosas, etc, etc” y la lista sigue.

Lo cierto es que la personalidad de las mujeres que me he encontrado en viajes varía un montón, así como puede variar en una reunión de cumpleaños a la cual te invitan cualquier día. 

Dicho esto, si tenés ganas de viajar sola y pensás que no es algo que estás capacitada a hacer, te cuento que todo lo que necesitás para que te acepten en la Escuela de Viajeras Solitarias ya lo tenés. Y es que sólo es necesario el deseo, y juntar un poco de coraje. 

Admito que a veces también se necesita un empujoncito hacia la puerta de embarque (puede ser literal o no). Por eso se me ocurrió darte los mejores consejos que tengo, y que yo misma apliqué, cuando decidí emprender mi primer viaje sola.

Te explicaré cómo preparar el viaje y qué tener en cuenta para hacerlo. Cuando tengas todo planificado, vas a ver que es mucho más fácil animarse, aunque esas mariposas en el estómago seguirán ahí ¡Y está bien que lo hagan!

Al final te explico brevemente mi experiencia y cómo utilicé los consejos que te doy para animarme a tomar el avión e iniciar un nuevo rumbo!

Elegir el destino

Seguramente tengas una lista de lugares a donde soñás ir en algún momento de tu vida. Elegir como primer destino uno de esos no me parece mal, pero yo te recomiendo que tomes en cuenta lo siguiente:

Idioma

El idioma es la gran barrera al conocer una nueva cultura, y si sos de las tímidas al hablar y que se intimidan un poco al desconocer una lengua, lo ideal es que elijas un lugar en donde hablen tu propio idioma. La comunicación es fundamental al viajar, y te sirve tanto para conocer el lugar y sus costumbres, como para salir de un aprieto. 

Más allá de que hoy en día gracias a la tecnología tenemos mucha información al alcance de la mano, no vas a querer que nada te arruine tu viaje si donde estás no hay señal o se te pierde el celular (eso dejémoslo para el segundo o tercer viaje).

Hablar el mismo idioma te permite hacer todo tipo de preguntas que te surjan en cualquier momento con respecto a todo tipo de cosas. Si querés contratar una excursión, si no encuentras algún lugar, al haber algún retraso en un transporte, y sobre todo para hacer sociales, hablar y entender a los demás te va a facilitar mucho las cosas.

Cultura

A veces no nos ponemos a pensar lo diferente que pueden ser las personas en otra parte del mundo. Me ha pasado en mis viajes observar las costumbres del lugar con atención para saber si lo que estoy haciendo o no es correcto. 

Un simple beso en público con tu pareja te puede llevar a la cárcel en Egipto, o refrescarte en el agua en bikini en muchos países musulmanes te puede meter en problemas.

Lamentablemente, como mujeres muchas veces estamos limitadas por las costumbres del lugar a respetar ciertas reglas que en casa serían ridículas. Y es que a una amiga que estaba fumando en la calle en el norte de Sumatra, Indonesia, una mujer se le acercó para advertirle que estaba llamando demasiado la atención. Allí las mujeres no debían fumar, ni tener tatuajes, y mucho menos andar solas si eran extranjeras.

Obviamente eso no quiere decir que no puedas fumar en un país extranjero, pero lo cierto es que si te sentís incómoda llamando demasiado la atención, puede que prefieras hacerlo en privado.

Por eso, para una primer experiencia, puede que sea mejor ir a un lugar donde conozcas las reglas y la cultura, y te sientas cómoda con ello. Puede ser también que siempre quisiste ir a Marruecos y ya conocés cómo son sus costumbres, con lo cual nada te impide de viajar y adaptarte rápidamente a ese país.

Seguridad

Lamentablemente hoy en día las mujeres de todo el mundo tenemos que tener cuidado al viajar, y más si lo hacemos solas. Esto no significa que a donde vayas te persiga el miedo y la angustia de pensar que algo malo te va a pasar.

Yo no soy de las que apoyan los comentarios que meten miedo y hacen que las ideas de emprender un viaje se vuelvan terroríficas y finalmente nunca se realicen. Si una presta atención, la gran parte de esas personas que recomiendan no hacer tal cosa o tal otra, no pasaron por esas experiencias por que tienen demasiado miedo para hacerlo.

Lo que sí hay que tener en cuenta son las recomendaciones de las chicas que viajaron solas y te dan ciertos consejos para evitar alguna mala situación.

Igualmente, que alguien tenga una experiencia negativa en algún lugar no significa que vos la vas a tener también, por eso siempre es bueno buscar información al respecto.

Con Kevin, un chico de Sudáfrica que conocí en el bus al Chaltén

Duración del viaje

El tiempo que pasarás en tu destino elegido dependerá del tiempo que tengas disponible si es que trabajas, de la visa que puedas conseguir para tu estadía, o del dinero que dispongas dedicado a tus vacaciones.

Más allá de esto, que varía mucho en cada una, mi consejo es que si estás un poco temerosa de andar sola, no te extiendas mucho en el tiempo, y comiences por hacer algún viaje corto de fin de semana o de una semana como mucho.

Acordate de tener en cuenta el tiempo de ida y vuelta en el transporte que tomes, y también cómo te vas a mover cuando llegues al lugar de tu destino.

Además del tiempo que se consume, la seguridad es importante al tomar un transporte público. Cuando compres tu pasaje, fijate bien a la hora que llegas a destino y a la que hora sales de vuelta a casa. Yo siempre prefiero llegar de día, o al menos en un horario donde haya movimiento.

Dinero a llevar

Para tu primer viaje es mejor que cuentes con un poco más de dinero del estrictamente necesario. ¿Cómo lo calculas? Eso dependerá del tipo de alojamiento que elijas y si sos muy exigente a la hora de comer.

También tomá en cuenta los gastos en tours y transporte que tendrás. En internet podrás buscar esa información por adelantado para tener una idea (asegurate que esté actualizado!).

Mi técnica en general es calcular cuánto gastaría por día en alojamiento, comida y transporte, luego lo multiplico por la cantidad de días y le agrego los gastos de tours y excursiones que quiera hacer. A eso le sumo un excedente para regalos o imprevistos. 

¿Efectivo o tarjeta?

Es MUY importante saber si en el destino al que vas hay cajeros automáticos disponibles, y si los negocios, hoteles y restaurantes aceptan tarjetas de crédito o débito. Si viajas dentro de tu país no tendrás demasiadas sorpresas, pero si vas al exterior puede que las costumbres cambien y tengas problemas para pagar tus gastos.

En Bali, por ejemplo, en muchos lugares sólo aceptan efectivo, y los cajeros disponibles no son tantos y te cobran impuestos altos.

Yo suelo llevar efectivo y una tarjeta con la que puedo pagar en caso de alguna urgencia.

Excursión sobre el glaciar Perito Moreno

Estilo de viaje

Hostel

Ya sé, te encantaría viajar durmiendo en hoteles 5 estrellas y comiendo en restaurantes lindos y coquetos ¿a quién no? Si tenés la suerte de poder hacerlo, no voy a decirte que no lo hagas, pero lo cierto es que si viajás sola, quedarte en hoteles lujosos no ayuda demasiado a hacer amigos y conocer gente local.

Si te gusta hablar y socializar con gente de todas partes del mundo, lo mejor es que dejes el sueño del hotel y pienses en alojarte en los amigables “hostels”. Ahí tendrás la oportunidad de conocer a otros viajeros solitarios y organizar planes juntos, además de charlar con personas de diversos lugares y aprender un poco sobre sus vidas.

¿No te sentís cómoda compartiendo habitación y baño? Aunque la mayoría de los hostels tienen habitaciones compartidas, hay algunos en los que puedes reservar una habitación privada y compartir los espacios comunes con el resto de los huéspedes. 

Y si estás pensando “ya soy muy vieja para quedarme en un hostel”, te cuento que me he encontrado con personas mayores en hostels y se adaptan muy bien. En general, la gente que se aloja en este tipo de hoteles es abierta y te va a integrar, por lo que vos también tenés que estar abierta a nuevos encuentros.

Tour

Otra gran opción para tu primer viaje sola es hacerlo con un tour contratado, compartido con otras personas. Obviamente no es lo mismo, pero es una alternativa para tomar un poco de confianza si te sentís sin las habilidades necesarias para andar por tu cuenta. 

En estos tours tendrás la mayor parte de las actividades ya programadas y todo organizado. De vez en cuando te darán un tiempo libre para que recorras alguna atracción o hagas compras. En estos momentos es donde podés empezar a aprender un poquito cómo es eso de andar sola, ¡si es que aún no te hiciste amigos que comparten tu viaje!

Vero, una cordobesa y un alemán que conocí en el hostel

Mi experiencia en mi primer viaje sola

A pesar de haber viajado a lo largo de mi vida dentro de mi país y al exterior, siempre lo había hecho acompañada. Lo que me llevó a viajar sin compañía fue un cambio de planes inesperado: había hecho un gran esfuerzo para obtener la visa de Work and Holiday Australia con mi novio, pero varios meses antes de viajar nos separamos. 

Estaba fuera de cuestión cancelar el viaje, pero pensar en irme al otro lado del mundo totalmente sola, a un país desconocido que no hablaba mi idioma me daba pánico. Fue por eso que decidí romper el hielo y probar la soledad de viajar dentro de mi país antes de aventurarme a lejanos continentes.

Así preparé mis vacaciones: 

Destino: Calafate y El Chaltén en la Patagonia argentina.

Para sentirme cómoda elegí mi propio país, un destino donde no cambiaría la cultura a la que estaba acostumbrada. Un lugar turístico de montaña, de los más seguros en Argentina.

Duración: 10 días.

Tenía una semana libre en el trabajo y podía pedir un día más, con lo cual decidí tomarme el avión a Calafate el viernes a la mañana y volver el domingo siguiente a la tarde. Así me salía más barato el pasaje al no salir en horario pico.

Dinero: Efectivo y tarjeta.

Como en la mayoría de los viajes, llevé efectivo y la tarjeta de débito de mi banco. En esta ocasión al viajar a un destino dentro de mi país ya sabía cómo iban a ser los métodos de pago. Averigüé que en El Chaltén había sólo un cajero automático y muchas veces se quedaba sin dinero, por lo que llevé un poco más de efectivo.

Estilo de viaje: Mochilero.

Antes de viajar busqué un hostel que tuviera buena puntuación y referencias, y se ajustara a mi presupuesto. Me llevé una mochila en lugar de valija, aunque no había mucha diferencia en este caso. Sabía que iba a hacer caminatas por la naturaleza y en el frío, con lo cual fue fundamental llevarme ropa abrigada, unas buenas zapatillas y una campera para clima variable.

El viaje me dio una experiencia totalmente positiva, y fue mucho mejor de lo que esperaba. Conocí personas de todos lados del mundo, con algunos de los cuales aún sigo en contacto.

En el hostel me encontré con chicos que estaban viajando solos como yo y nos hicimos amigos, salimos a tomar unas cervezas y compartimos caminatas por las montañas.

Sólo cuando me fuí de El Chaltén a Calafate me sentí un poco sola durante un día. En el hostel no había casi gente porque era nuevo. Igualmente no me achiqué y salí a caminar por esa tranquila ciudad. Al día siguiente caminé por el glaciar y compartí esa excursión con dos chicas con quienes esa noche fui a tomar algo.

Todo se dio perfectamente y en ningún momento tuve miedo. Fue mi primer pasito hacia una aventura más lejana y desafiante del otro lado del mundo.

¿Ahora te animás a dar tu primer paso?

Dejame un comentario contandome qué es lo que te frena ¡Acepto preguntas!

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *