Indonesia,  Viajes

Qué hacer en Bali en una semana

Atardecer en la isla Gili Meno

Como sabrán, no soy muy fan de andar viajando a las corridas y visitando sólo lugares turísticos vaya a donde vaya, pero entiendo también que para muchos el tiempo es poco y a veces no nos queda otra que recorrer un lugar por sus puntos más neurálgicos. 

Por esta razón, les dejo una guía para conocer Bali en tan sólo una semana. Voy a abrir varias opciones para los amantes de la naturaleza versus amantes de la diversión (digamos, los fiesteros).

  • 1er noche: Kuta / Canggu
  • 2da noche: Kuta / Canggu
  • 3er noche: Ubud
  • 4ta noche: Ubud
  • 5ta noche: Gili / Nusa
  • 6ta noche: Gili / Nusa
  • 7ma noche: Uluwatu

Llegué, ¿a dónde voy?

El primer día que llegamos a un lugar desconocido es clave tener una idea en qué zona y dónde parar. Así lleguemos a la mañana o a la noche, ya tendremos una dirección para decirle al taxista y aprovecharemos más el descanso y el día.

Kuta

Mucha de la gente que llega a Bali por primera vez se queda en Kuta. Kuta es una de las partes más turísticas de Bali, con cientos de bares, restaurantes y discotecas que gran parte del año se llenan de los vecinos australianos, y es muy práctico alojarse allí ya que queda al lado del aeropuerto. También tiene playa donde podés surfear y disfrutar de un hermoso atardecer tomando algo a la orilla del mar. Si sos del equipo fiestero Kuta es un gran lugar para quedarte un par de noches, sin que te pierdas de conocer el restobar discoteca Sky Garden: un complejo de varios pisos que incluye restaurant, bar y múltiples pistas con diferentes estilos de música, siendo uno de los bares más famosos de Bali.

Canggu

Si tu onda es más tranqui, te recomiendo que busques alojarte un poco más lejos de Kuta, ya sea en Seminyak o Canggu. La playa es muy similar a la que se ve en Kuta, con olas para surfear ya seas avanzado o principiante, y con un atardecer de un sol que cae siempre brillante en el horizonte. 

Canggu es ideal para disfrutar de unas cervezas en la playa, tomarte un latte en alguna de sus cafeterías gourmet o probar un plato vegetariano en sus cientos de restaurantes. Es un estilo un poco más hippie o hipster, y cada vez está creciendo más como punto turístico para pasar unos días de relax y conocer gente.

A la noche también hay movida. Pretty Poison es uno de los bares con más onda que visité. No sólo por el bowl de skate gigante que toma protagonismo en el centro del bar, o la banda de rock que se escucha de fondo en vivo y suena genial con temas clásicos de los 90, sino también por la energía de la gente y el ambiente relajado pero a la vez muy festivo, que te llevan a querer volver ahí cada noche a ver a alguno de los skaters más famosos de Indonesia mientras te tomás una cerveza y escuchás buena música. 

Ubud

Luego de pasar un tiempo al borde del mar, nunca viene mal alejarse un poco de la costa para descubrir lo que hay entre las montañas selváticas de Ubud. Un clima bastante más húmedo y fresco cambian por completo el paisaje, donde te encontrarás rodeado de árboles y palmeras, con monos trepando y saltando de rama en rama. El Bosque de Monos es un buen lugar si querés encontrar a estos animalitos, pero cuidado con tus pertenencias porque no dudarán en sacarte los lentes de la cabeza o abrirte la mochila si descubren que guardás algo interesante.

Ubud es un lugar ideal para conocer la cultura hinduista de Bali. Hay decenas de templos tanto en el centro como en las afueras de la ciudad, donde podés participar de un ritual de purificación bañándote en agua sagrada o ir a un espectáculo de danza balinesa. Además es una ciudad en medio de hermosos campos de arroz, que verás mientras te movés en tu scooter alquilada para llegar a los distintos templos, campos o cascadas. 

Claro que si planeas hacer algún retiro de yoga, Ubud es el lugar perfecto para hacerlo. Hay gran variedad de opciones, siendo la más conocida el centro Yoga Barn, que queda en medio de la ciudad de Ubud. Ahí dan clases y diferentes cursos cortos o eventos relacionados con el yoga. No sé si estará disponible todo el año, pero cuando yo fui tomé clases gratuitas en un hotel que quedaba sobre la calle del Monkey Forest. Fueron unas clases normales, pero el lugar y el ambiente hicieron que me sintiera diferente. La profesora balinesa y el staff que te recibía con tanta calidez, tenían una energía especial, y todos los alumnos practicabamos contentos y relajados.

Cascada de Tegenungan

Las islas

Siguiendo el itinerario, la siguiente parada sería alguna de las islas cercanas a Bali, Nusa Lembongan o las islas Gili. Acá voy a separar los teams “fiesta” y “naturaleza” de dos maneras, mientras explico los atractivos de las diferentes islas.

Gili

Empecemos con las islas Gili. Estas islas son tres, y están ubicadas al norte de la isla/provincia vecina de Bali, Lombok (si, hay muchas islas dentro de islas). Para llegar hasta ahí, tenés que tomar un vehículo hasta Padang Bai, un puerto al noroeste de Bali, donde habrá varias compañías de barcos disponibles para llevarte hasta las Gili. Yo te recomiendo que compres el trayecto completo en Ubud (o donde estés), si es posible ida y vuelta, ya que obtendrás un mejor precio. Nunca olvides verificar que lo que te están cobrando no es una locura, con los tips que doy en 3 cosas que debés saber antes de viajar a Bali.

Las tres Gili están muy cerca la una de la otra, tanto que podés ver la playa de la isla de enfrente con facilidad, con lo cual moverse entre las islas no es muy complicado. La buena noticia es que están tan cerca que podrás hacer tours de un día para visitar distintos puntos de cada una de ellas. Si son varios pueden alquilar un bote con capitán por el día y decidir qué hacer y dónde parar. También pueden hacer buceo en cualquiera de las tres, en todas hay clubes equipados para esta actividad.

Gili Trawangan: la que no duerme

La más popular de las Gili es Gili Trawangan (o Gili T). Es también la más grande y ahí es donde van todos los que están en el equipo fiesta. Tiene opciones de hoteles, habitaciones y hostels para cada gusto, y por la noche siempre encontrarás un bar con música en vivo o boliche para mover un poco las caderas y tomarte algunos tragos. Tené cuidado de grabar bien la ubicación del hotel en tu GPS, después de unas copas no va a ser tan fácil encontrar el camino a tu habitación.

Gili Air: la romántica

La segunda Gili más grande es Gili Air. Es muy concurrida por parejas y personas de buen comer, que necesitan una escapada tranquila a algún paraíso cercano de lindas playas y restaurantes enfrente del mar. Yo fui con mi pareja (como debía ser) y disfrutamos mucho aunque sólo estuvimos un par de días. Mientras comíamos en la mejor pizzería italiana de todo Indonesia (si, me encantó), nos divertíamos mirando un casamiento que ocurría en el restaurant de al lado, junto al mar, con una banda en vivo, gente mayor y niños. Aunque no estés en pareja y prefieras algo más tranquilo a Gili T, puede que esta sea tu opción. Hay varias cosas para hacer dentro de la isla, y hasta podés alquilar una bicicleta de arena para recorrerla.

Gili Meno: la natural

La última Gili y mi favorita, es la más pequeña Gili Meno. Muy poca gente visita esta isla, en la que podés dar la vuelta caminando por la orilla en tan solo un par de horas. Las opciones de alojamiento son un poco más acotadas y de comida también, pero la isla es tan tranquila que da gusto quedarse un tiempo a desconectar. Yo me alojé en el Eco Hostel, un hostel ecológico con cabañas hechas de caña y baños secos. Lo mejor era despertarse antes de que amanezca y ver el sol salir justo enfrente, sobre el mar, mientras las suaves olas golpeaban contra la madera y los pequeños barcos de pescadores se reflejaban rosas sobre el mar. En esta isla también podés hacer snorkeling con tortugas, es muy común verlas a unos metros de la orilla. Siempre tené cuidado con el coral, te puede lastimar y podés dañarlo.

Mar turquesa en las islas Gili

Las islas Nusa

Mi otra opción en esta semana en Bali es en lugar de ir a las islas Gili, ir a las Nusa. Las islas Nusa están más cerca de Bali, y se puede ir en barco saliendo desde el puerto de Sanur. Normalmente el pasaje es más barato que a las Gili, siempre y cuando no los estén tratando de estafar. Las islas son principalmente tres: Nusa Lembongan, Nusa Ceningan y Nusa Penida. 

Muchos turistas van a Nusa Lembongan a alojarse y toman tours desde ahí hacia las otras dos islas. Esto ocurre porque Lembongan tiene más variedad de alojamiento y restaurantes, y es la que conecta a la isla con Bali con varias frecuencias de barcos por día. 

Pero ¿cuál es el principal atractivo de estas islas? La mayor parte de la gente va a Nusa Lembongan a bucear y a Nusa Penida a ver sus increíbles playas, acantilados y naturaleza. Nusa Ceningan es la más chica de las tres y la podés recorrer fácilmente en unas horas, aprovechando para tomar y comer algo en los barcitos al lado del mar azul turquesa.

En Penida podes encontrar la famosa postal del acantilado sobre la playa de Kelingking, visitar las aguas turquesas de Diamond Beach y las bravas olas en Broken Beach, o tomarte un descanso haciendo snorkel en la tranquila Crystal Bay. Si sos de los aventureros, esta es la que más te va a gustar por mucho.

Yo estuve 3 días en Nusa Lembongan, donde aproveché para bucear con mantas raya. El trayecto en bote bordeando los acantilados enormes y poder ver a esos increíbles animales de cerca fue una experiencia inolvidable que volvería a repetir sin dudarlo. Los otros días los aproveché para visitar Nusa Penida y quedé fascinada con ganas de más. Penida es la más grande de las islas y tiene muchos recovecos para descubrir. Lo que sí tené cuidado con el transporte. Si elegís alquilar una moto y andar por tu cuenta, poné mucha atención en la ruta, porque muchas partes están prácticamente destruidas y transitar por ahí es peligroso.

Kelingking Beach en Nusa Penida

Uluwatu

Mi última parada de esta semana en Bali es la surfera Uluwatu. Pero por supuesto que si no sos de los que surfean (y lo tenés que hacer bastante bien por esos lados), hay otros atractivos igualmente que te van a gustar.

Voy a aclarar que normalmente se le dice Uluwatu a la península sur de Bali, cuando en realidad Uluwatu es sólo una playa dentro de la misma. Esta península, que en realidad se llama Bukit, tiene numerosas playas y puntos de visita. Uno de los imperdibles es el templo Uluwatu, que más que el templo en sí, lo que llama la atención es su largo balcón sobre el acantilado que a la hora del atardecer te permite ver un paisaje único. Mirar el sol escondiendose por el horizonte desde lo alto de una imponente ladera de roca, mientras las olas perfectas golpean la corta playa y los monos se pasean entre plantas coloridas fue una de las cosas que más me gustaron en mi estadía en Uluwatu. Ojo acá también con los monos, son unos ladrones!

Para ver el atardecer también tenés otros puntos, como Balangan Beach, la misma playa Uluwatu o Dreamland Beach. Lo que tenés que tener en cuenta es que las playas están lejos las unas de las otras, y tener un transporte es necesario, salvo que no te muevas de tu lugar. Yo, por ejemplo, me alojé en el centro de la península, en Ungasan, y ahí alquilé mi primer moto con la que aprendí a manejar. Un poco arriesgado para la primera vez, pero no imposible. Así me fue más fácil moverme a diferentes puntos de la península y me la recorrí casi toda (estuve varios días).

No puedo olvidarme de mencionar que acá también se arma una buena fiesta, bastante particular. Antes de ir al club Single Fin, en Uluwatu, la gente se reúne fuera de un supermercado que obviamente vende alcohol. Pero no es cualquier super, porque los balineses han sabido aprovechar la situación y también te proveen de vasos y hielo. Y por si acaso te hace falta, hay un pequeño baño medio escondido para los más urgentes. Es como un bar al aire libre, con forma de supermercado. En la época que yo estuve, el super y el boliche explotaban. Hasta había after de reggaeton en otro supermercado de por ahí cerca. Una fiesta.

¿Por qué elegí Uluwatu para el final? Está cerca del aeropuerto y no hace falta tomarse ningún barco, con lo cual no nos arriesgamos a perder el vuelo si es que nos estamos yendo de la hermosa Bali.

El hermoso acantilado del templo de Uluwatu

*Nota*

El itinerario que les dejo es mi recomendación, pero ya sea que tengan más o menos días en Bali, pueden adecuarlo a sus gustos según mis descripciones. Si tienen más tiempo, obviamente les aconsejo también que visiten lo más posible, o que alarguen su estadía en lugares que les interesen más. El transporte hacia las islas Gili puede llevar tiempo y paciencia, por lo que si no quieren moverse mucho pueden, en su lugar, optar por visitar las Nusa o quedarse más días en Uluwatu, por ejemplo.

Si tenés alguna pregunta o no sabés cómo organizar tu estadía en Bali, no dudes en escribime o dejarme un comentario.

Ahora abran su mapa de Bali y ¡a organizar el viaje!

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *